COLUMNISTA

Francisco Remolino

Todo es luces y abrazos hasta que llega enero

El año nuevo llega después de la euforia de los abrazos de fin de año, los juegos pirotécnicos y abundancia de dulces y comida para cerrar con broche de oro el mes de diciembre. Al día siguiente despertamos a la realidad del invierno canadiense con sus temperaturas extremas, sin las fiestas y reuniones de la navidad y es ahí cuando empezamos a saborear el costo de los excesos navideños.

Ver más